Opción 1



Opción 2



Masakazu tenía una hermana mayor que era muy exhibicionista y a quien no le importaba andar semidesnuda en su casa. Ellos vivían solos y ella siempre estaba tentándolo, ya sea con su forma de vestirse, casi siempre semidesnuda, o con su forma de caminar. Habían ocasiones en las que prácticamente lo seducía al punto de que él no podía controlarse y terminaba masturbándose en las noches pensando en su pervertida hermana, la que por cierto tenía un cuerpo voluptuoso y sensual. Una noche ella se metió al cuarto de él, estaba un poco ebria y se puso muy cariñosa con él, al punto de que no se pudieron resistir y terminaron teniendo sexo durante toda la madrugada. Aquel día sería el inicio de una larga relación prohibida que estos dos hermanos comenzarían.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

6 Comments