Opción 1



Opción 2



El intercambio ha comenzado y no ha sido directo ni en un mismo cuarto como hacen las parejas swingers. Ha sido un intercambio planeado y que no llevado el consentimiento de sus esposas, pero que ellas han aceptado una vez que han estado en la cama con un hombre distinto a su esposo. Ahora no pueden parar ya que han empezado a sentir cosas que no sentían cuando tenían relaciones sexuales con sus parejas. Incluso una de ellas ha hecho algo que jamás hiciera con su esposo, tragarse el semen completamente y no dejar rastro alguno en su boca. Está despertándose un sentimiento que jamás conocían y la lujuria se está apoderando de todo su ser. Veamos cómo continúa esta experiencia alocada de estos hombres pervertidos.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*